Filosofia del Cetrero

Durante la historia, y de manera recurrente en muchas culturas, la cetrería se ha visto como un entrenamiento para príncipes, líderes y caballeros. Es el mayor de los deportes de caza, porque es el más difícil y el que supone un mayor reto. La cetrería enseña humildad y entereza, realza el espíritu, mejora los juicios ponderados y da al cetrero un sentido de unidad con la naturaleza.

El halcón es un animal solitario, no social. No tiene instintos de obedecer a un jefe, de seguir los mandamientos de una sociedad. No se le puede por tanto castigar, no ordenarle que obedezca; sólo se le puede pedir y recompensar. Príncipes o mendigos, trata a todos los hombres por igual, e incluso a veces los príncipes se arrastran a cuatro patas ante un halcón. No es nunca servil ni adulador. Para un hombre acostumbrado a que le obedezcan, es una lección de humildad. Su gente, sus caballos y sus salukis obedecerán sus órdenes, pero para su halcón es simplemente su compañero de caza.

airhunter

Y qué ocurre con el pobre Corto de vista y lento a la carrera, el cetrero es para su halcón más un obstáculo que una ayuda. Tiene que recurrir a coches y a radios para ayudarle a mantenerse y para encontrarlo. Los nervios y las bases de sus plumas le permiten sentir el aire con la sensibilidad de los dedos de un pianista. Su mundo es una interacción de viento, gravedad y velocidad. Ve al laborioso cetrero debajo, en su mundo achatado, y es sólo el vínculo invisible entre compañeros de caza el que le detiene de escaparse con el viento a buscar fortuna. Solo.

Al ser un mal compañero de caza, el cetrero debe aprender a ser fuerte. Cuando se levanta por las mañanas debe pensar primero en el bienestar del halcón que en el suyo propio. Cuando cace ha de estar preparado para soportar duras pruebas físicas, tratando de encontrar presas para su halcón, siguiendo su vuelo, ayudándole cuando las cosas van mal, buscándole cuando se pierde. Algunas veces su cuerpo estará dolorido por la fatiga, pero su espíritu estará planeando con él en las nubes, deseando que tenga éxito en su vuelo. Un momento después puede aparecer un águila, y las emociones del cetrero se tornarán en ansiedad y desesperación. Olvidando su cansancio hará todos los esfuerzos posibles para salvarlo. Si todo va bien terminará el día contento, con el halcón en un banco a su lado con un buen papo. Pero si sigue allá fuera perdido en la oscuridad, sólo, no puede pensar en otra cosa. No se da cuenta de lo que come. No puede dormir.

Su corazón está allá fuera, con el halcón. ¿Donde está? ¿Se encuentra seguro? ¿Que puede planear para encontrarle?

jeque cetreroEsta es la diferencia entre un cetrero y un hombre con un arma. Al final del día el arma se limpia y se guarda, una mera máquina, una herramienta. El cetrero nunca guarda a su halcón. Siempre está en su mente. Como dijo hace poco SAR el Jeque Mohamed Bin Zayed Al Nayhan : “Valoramos a nuestros sacres tanto como a nuestros hijos”.

Cuando el cetrero vuela a su halcón, parte de su corazón vuela con él. Todo el tiempo y esfuerzo que le ha dedicado ha fraguado un vínculo en su corazón. Cuando lo hace bien su corazón casi revienta de alegría. Cuando lo hace mal está contrariado y triste. Pero debe aprender a no mostrarlo, a soportar su tristeza sin cargárselo a otros. Aunque el halcón capta sus emociones como un viaje en una montaña rusa, y aunque su cuerpo pueda ser llevado al límite de su capacidad física, el cetrero debe aceptarlo con entereza. Si no está preparado para hacerlo, si no está preparado para lo bueno y para lo malo, nunca debería haber volado a su halcón. Debería haberse quedado en casa.

Cuando saca a su halcón y lo lanza, no sabe qué destino le espera. Pero está preparado. Se habrá preparado previamente lo mejor que pueda y está listo para afrontar el reto. Está preparado para la vida.

El cetrero sabio puede sentir el espíritu del halcón, como un aura. El espíritu de un perro o un caballo es diferente. Son animales sociales que quieren agradar. Han sido dominados por el hombre. El espíritu del halcón es independiente, seguro de sí mismo y normalmente más fuerte que el humano. El contacto diario con un espíritu así nos realza, inspira y fortalece el nuestro, a través del ejemplo.

¿Es por esto por lo que admiramos tanto al halcón? Puede asustarse de ti, puede enfadarse contigo, puede alegrarse de verte. No te mentirá, aunque nunca le entiendas. No tiene lástima de sí mismo, e incluso a punto de morir debido a una devastadora enfermedad, su espíritu permanece intacto. Es un privilegio estar en presencia de un espíritu así, tomar fuerzas y aprender de él. Contemplar a un halcón mientras muere es la destilación de la vida y la negación de la trivialidad.

El hombre sabio aprende a escuchar cuando no hay palabras. ¿Cómo lo hace? Aprende de su halcón, que se comunica más con signos sutiles que con meras palabras. Los signos son la verdad. El cetrero aprende a juzgar.

A veces, yendo de caza, el cetrero encuentra un lugar que parece perfecto. Terreno muy abierto, presas en su sitio, buena dirección del viento. Todo perfecto excepto un matorral en el medio. Ese matorral es suficiente para alterar el curso de todo el vuelo. En vez de intentar superar al halcón en un combate aéreo, la presa hace un esfuerzo extraordinario para alcanzar el matorral. La misión del cetrero es conocer previamente el terreno. Debe saber que hay un arbusto y estar preparado para ello. Quizá pueda dirigir la presa lo suficientemente lejos del arbusto como para conseguir un lance adecuado. O quizá elija un halcón que pueda capturar las presas dentro del arbusto. Tiene que usar el buen juicio y evaluar los riesgos. Por tanto está en la sala del Consejo. Una estrategia puede parecer perfecta, pero el buen estratega verá el pequeño arbusto y evaluará los riesgos de la misma forma que sale a practicar la cetrería.

cetre-perro-halcon

De igual manera, el halcón nos enseña la importancia del tiempo y de los horarios. Cuando criamos halcones hacemos cuidados planes a cinco años vista, intentando predecir nuestras necesidades y pensar todos los factores. Cuando adiestramos un halcón hacemos los preparativos de los viajes de caza con semanas o meses de antelación, asegurando con cuidado que cuando llegue el día todo esté listo. El halcón debe estar fuerte, apercibido y con buena salud. No son máquinas; Si algo falla, no puedes llamar al mecánico para que repare la pieza. Y al salir a volar, habrá momentos en los que dos segundos establecerán la diferencia entre el éxito y el fracaso. Una breve torpeza con la caperuza es suficiente para retrasar al halcón y alejarle de la presa de manera que quede mal situado, con lo que se estropea todo el lance. Especialmente si la presa va de paso y el cetrero trata de decidir el mejor momento para lanzar, el tiempo lo es todo. Y así el cetrero aprende a manejar y a gestionar el tiempo. Aprende a tratarlo como si fuese una entidad física. Puedes verlo, como las distancias. Puedes tocarlo, como la comida. Pero sin embargo es un factor importante y un supervisor. Un halcón que parece ahora torpe, puede volar como una flecha simplemente con que pasen dos horas. En política y en la vida diaria, el tiempo y los horarios son cruciales.

Un buen cetrero no se mide por sus mejores halcones, sino por los peores. No es difícil tener una o dos aves de primera clase, pero no es fácil tener un equipo completo de buenos halcones. Si hay uno o dos buenos y se vuelan los primeros, se hacen mejores y mejores, pero quizá trabajen demasiado y se exponen a accidentes y desastres. Si les pasa algo el cetrero se queda con un equipo muy pobre, incapaz de mostrar la buena cetrería. Pero si adiestra a los otros pájaros, puede trabajar sobre seguro y si no puede volar alguno le quedarán otros en los que confiar. Ocurre lo mismo en la vida. El equipo más efectivo tiene a todos sus miembros eficaces, consecuentes y de confianza, no una o dos buenas personas soportando toda la carga y el resto un lote pequeño.

halconesTodos buscan diversión. Pero se ha de equilibrar de acuerdo con las necesidades de cada persona. Cuando somos jóvenes nos jugamos el cuello. Cuando nos hacemos mayores y el cuerpo empieza a fallar, valoramos más nuestra salud y nos dedicamos más a los riesgos y retos mentales. El hombre de negocios se divierte tomando decisiones sobre grandes negocios. Otros se dedican a jugar a las cartas o a conseguir diversión de segunda mano con el cine. La cetrería ofrece una mezcla de dureza física y gestión del riesgo. Es una reserva intelectual tan profunda que nunca puedes llegar al fondo. La gente que ve la cetrería desde fuera piensa que se trata sólo de matar cosas, oponiendo un animal contra otro. Y no es así. Las piezas que caza el cetrero son realmente un placer. Y este, como todo el mundo sabe, es la presa más escurridiza. El placer no se puede comprar, ni embotellar, ni organizar, ni preservar. Muchas veces no sabes que está ahí hasta que se va. Viene de todas formas y tamaños; una extensa felicidad, una visión fugaz, un agitado estremecimiento. El cetrero se da cuenta y comprende que deben estar todos los ingredientes para que funcione. Por ello los cetreros son vehementes conservacionistas de sus halcones, sus presas y sus terrenos de caza. ¿De qué sirve el más preciado de los halcones si no tiene presas con la que medir su poder?. Sí, el cetrero quiere cazar presas, porque la cetrería trata sobre la vida y la muerte. Pero quiere perseguirlas de modo que puedan utilizar todas sus habilidades naturales.

halcon presa

La presa no tiene una defensa natural contra un arma. Las balas y los perdigones viajan demasiado rápido como para que pueda reaccionar. Puede volar hacia lo alto, recibir un disparo y caer arrugada sobre un montón. Con el halcón es diferente. Millones de años de evolución y toda una vida de experiencia han enseñado a la presa a lidiar con esa posibilidad. Algunas vuelan alto, otras bajo. Unas se arrastran y se esconden . Otras desaparecen dentro de un agujero. Algunas giran y se revuelven y sobrevuelan al halcón. El fuerte tiene más posibilidades que el débil de sobrevivir. Ninguna escapa herida para morir posteriormente. El halconero por tanto ve por dentro el sistema natural. Sabe cómo cada especie tiene diferentes tácticas para escapar. Crea su propia estrategia teniendo esto en cuenta. Y respeta a sus presas, no como una mera diana para un tiro, si no como un válido contrincante para su halcón.

El hombre que no tiene contacto personal con animales es como el que ha vivido toda su vida en el mismo pueblo, indiferente al amplio mundo exterior. El hombre cuyo único contacto con los animales es a distancia, como en el zoo o en la TV, es como un turista en un país extranjero que no habla nunca con sus habitantes. Cuando la gente dice “ a los animales habría que dejarlos en la naturaleza”, está queriendo decir: “ que estén separados de nosotros, que somos un mundo diferente”. La cetrería es una confrontación entre el hombre y la naturaleza, una oportunidad de involucrarse con la naturaleza y no ser un mero observador. No te limitas sólo a mirar por la ventana; estás realmente en la fiesta.

Cuando comprendas, nos guste o no, que todos estamos juntos en esto, hombre, animales, plantas, colocados sobre el planeta tierra, todos dependientes de cada uno, te harás menos arrogante y menos confiado de la habilidad del hombre para controlar todo lo que le rodea. No hemos comenzado todavía a comprender correctamente los complejos sistemas naturales. Ni siquiera podemos predecir el tiempo o los terremotos. Estamos usando recursos limitados. A todo esto le llamamos progreso. Pero corremos en la oscuridad, cada vez más deprisa. Quizá estemos acelerando contra un cortado cuando deberíamos sentir tranquilamente nuestra travesía, paso a paso. La cetrería es una manera de sentir nuestro camino, de comprender los complejos sistemas de vida de los que dependemos y de los que formamos parte, y de prepararse y entrenarse para la vida.

By_Huron_Cetrero

Acerca de Jonatan Yáñez

Bibliotecario Documentalista | Administrador del blog @BiblioHuron y Director de @LecturasenelSur | #Lector, #Scout y #DogLover

Publicado el 04/26/2011 en Cetrería y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: